¡Ojalá no lo hubiera hecho (o dicho)!

     ¿Cuantas veces nos hemos dicho a nosotros mismos estas mismas palabras?, seguramente cientos, si es que está en la naturaleza humana meter la pata hasta el fondo, pero, ¿que pasa cuando acabas siendo un personaje histórico y todo lo que haces o dices (incluyendo los errores) acaban sabiendolos todo el mundo?, ¡si es que nadie puede estar perfecto en todas las ocasiones! así que como errarem humanum est (si la frase en latín no está bien debéis perdonarme que tengo ese idioma un tanto oxidado) o lo que es lo mismo "equivocarse es humano", de ello no se libran ni las más altas e importantes personalidades de la historia, y si no leed, leed:
 
-Todo el mundo que ha tratado de conquistar Rusia ha fracasado estrepitosamente, y todos fallaron por la misma cuestión, ¡intentar atravesar la muralla natural que son los urales en pleno invierno!, cosa insoportable para la que no todo el mundo está preparado. Entre las ilustres personas que cayeron en el error de otros están: Carlos XII de Suecia (estaba ganando la guerra contra Pedro I el grande de Rusia, se metió a la conquista de esta, y la guerra dió la vuelta totalmente); Napoleón (el cual dijo claramente que lo que acabó con su imperio fueron la guerra en España y la campaña en Rusia, de la que salió medio muerto, una vez más, más por culpa del tiempo que por el poder militar del zar Alejandro) o Hitler (otro de los que Rusia acabó invadiendo, a pesar de no ser demasiado poderosa militarmente).
-Pedro III de Rusia no hizo nada a derechas, despreciaba la cultura de su país, entregó a Prusia los territorios conquistados por Rusia, trajo militares extranjeros al ejercito, le quitó las tierras a la Iglesia ortodoxa con lo que ni fue coronado por esta… etc, ¿el resultado? su reinado duró tres meses, acabados los cuales su intrigante e inteligente esposa se hizo coronar emperatriz con el nombre de Catalina II con el apoyo de la Iglesia y el ejercito.
-Sarah Bernhardt fue una de las más importantes actrices de teatro del XIX (y tal vez de la historia), no obstante, sus aires de diva llegaban a tal punto, que en una ocasión, cuando salía del teatro un periodista se le acerco y le preguntó educadamente:
    -Disculpe, ¿es usted la señorita Bernhardt?
Ella, sin mediar palabra, le soltó una bofetada y a continuación dijo:
     -¡Quien en este país no sepa quien es Sarah Bernhardt no merece ser periodista!
-Enrique IV de Francia cambió más veces de religión que cualquier otra persona, como rey de Navarra fue protestante, cuando se casó con Margueritte de Valois (princesa de Francia y de familia católica) justo después de la matanza de S. Bartolomé de la que salió vivo de milagro se convirtió rapidamente al catolicismo; pero tan pronto pasaron los años y tuvo oportunidad de volver a Navarra se reconvirtió al protestantismo y pidió perdón a su pueblo; años más tarde, extinguidas todas las lineas sucesorias de los Valois, fue llamado a Francia para ser coronado Rey, pero con la condición de que se convirtiera al catolicismo y fue de aquella cuando pronunció la famosa frase "París bien vale una misa", con lo que sería católico el resto de su vida.
-Fernando VII de España hizo algo parecido, pero en política, después de conspirar contra su padre para deponerlo, Napoleón invadió España y le obligó a abdicar en Bayona; mientras en España se llevaba a cabo la constitución de Cadiz, que con la caída de Napoleón y la vuelta del rey, se fue a presentarsela, cosa que él rechazó argumentando que como no había estado presente todo aquel tiempo, todo lo que se hubiera hecho sin su autoridad no tenía validez; más tarde todo el mundo se revolucionaba exigiendo la constitución, a lo que Fernando VII acabaría cediendo e incluso haría un discurso en el que ponía "vayamos todos por la senda de la constitución, y yo el primero", no obstante no pararía de conspirar contra ella, hasta que por fin entraron los 100000 hijos de S. Luís como parte de la Santa alianza para mantener el absolutismo, cosa que el rey rapidamente retomó diciendo que le habían coaccionado para firmar la constitución. Consiguió mantener ese regimen hasta el final de su vida, no obstante, su hija, la futura Isabel II, tendría que someterse al liberalismo para llegar al trono.
-Dicen que María Antonieta (la reina de Francia) jugaba a ser pastora en un pequeño pueblo que se había hecho construír no muy lejos de Versalles, el llamado "petit hameau" al que había traído especialmente dos campesinos del Loira y cuidaban las gallinas que daban huevos para exclusiva consumición de la reina; pues bien, dicen que María Antonieta alimentaba a sus ovejas con pasteles, y que cuando en una ocasión alguien le dijo que el pueblo pasaba hambre ella contestó alegremente:
    -¿que pasan hambre?, ¡pues que coman pasteles!
      Acerca de esto es importante comentar que actualmente está probado y más que probado que ella nunca llegó a decir eso y que fue una más de las infamias que se dijeron contra ella, lo que si es cierto es que cuando fue a la guillotina muchos le gritaron "¡que coma pasteles!"
     No obstante, a pesar de eso, que la gente pudiera creer esa anecdota fue por su juventud de frivolidad absoluta y de entrega a lujosas y carísimas fiestas y todo tipo de despilfarros en cualquier capricho, que la llevarían al pueblo a odiarla y a hacerla totalmente impopular.
-María Luisa de Parma (que se casó con Carlos IV y fue Reina de España), se dice que tan pronto fue acordado su matrimonio con el entonces Príncipe de Asturias (con sólo 12 años) le dijo a su hermano mayor Fernando (que sería el futuro duque de Parma) "debes aprender a respetarme, porque seré Reina de España, mientras que tu no pasarás de duque de Parma", ante esto, Fernando le pegó y le dijo "Pues entonces seré el único duque que haya abofeteado a una reina"
-Winston Churchill (primer ministro británico) siempre fue una fuente inagotable de anecdotas, se dice que le gustaba pasearse desnudo en la intimidad (y no tan en la intimidad) hasta el punto de que en una ocasión, practicando esto durante un viaje oficial en la Casa Blanca, el entonces presidente de los EEUU entró repentinamente en sus habitaciones encontrándole tal y como había venido al mundo, a lo que el ministro contestó ni corto ni perezoso "señor, no tengo nada que esconderle"
      En otra ocasión, una mujer le preguntó si creía en los fantasmas, a lo que el político respondió "desde luego, Milady", con lo cual ella dijo "pero, ¿los ha visto?", y él respondió habilmente "por supuesto señora, los veo cada día en el Parlamento, aunque hab cambiado la sabana por el bombín"
-Todo aquel que ha intentado reconstruír el Imperio romano (y no han sido pocos) ha acabado perfectamente mal; el imperio bizantino siempre quiso reconstruírlo totalmente y no sólo tener el poder sobre oriente, pero el papado nunca le dejó; Carlomagno lo intentó y en parte lo conseguió, pero su sistema de sucesión consistía en dejarles tierras a todos sus hijos, con lo cual el imperio se le deshacía en las manos; se dice que Alejandro VI (el último Papa Borgia) deseó rehacerlo para otorgarselo a su hijo Cesar, en cualquier caso tampoco lo consiguió; Carlos I de España consiguió tener una buena parte gracias a la magnífica política de los reyes católicos, pero él y el resto de sus descendientes se pasarían el resto de sus vidas intentando mantenerlo para acabar dilapidando todo el oro de America inutilmente; Napoleón no pudo aguantarlo ni la mitad de su vida y se vió obligado en todo momento a poner familiares gobernando los diferentes territorios para poder sacarlo adelante, en cuanto a su descendiente Napoleón III, practicamente no llegó a salir de Francia; por último aunque tanto Hitler como Mussolini (de hecho su propaganda fascista se basaba precisamente en devolver la gloria de los romanos a Italia aunque lo desearon, tampoco llegaron a conseguir nada.  
-Durante la segunda república española la mayoría de las iglesias y conventos de Madrid y de España fueron asaltadas, saqueadas e incendiadas, ante lo cual Manuel Azaña (el jefe de estado de aquel momento) cuando le consultaron sobre que hacer para salvarlas, reaccionó diciendo "todas las iglesias de Madrid no merecen la vida de ni un sólo republicano" dejando clara su posición. Más tarde se arrepentiría (y mucho) de esta frase, no sólo por las inmediatas críticas que se levantaron contra él, sino porque la Iglesia tomaría claro partido durante la próxima guerra civil, cosa a la que él empujo claramente. 
-Harpo, uno de los hermanos Marx, nunca habla en las películas, aunque realmente no es mudo; según Groucho (aunque no debemos creerlo demasiado pues mezcla realidad y fantasía con gran facilidad) en uno de sus múltiples libros, la razón de que nunca hable es que en una ocasión todos los hermanos actuaron en un teatro y el dueño se negó a pagarles, con lo cual, cuando se iban Harpo gritó "Señor (nombre del dueño del teatro) ojalá se queme su pulgoso teatro"; al día siguiente, os hermanos leyeron con asombro en el periódico que aquel teatro se había quemado, con lo que Groucho dijo a continuación "a partir de aquella no volvimos a dejarle hablar, era demasiado peligroso"
-Cuando Luís XIV era joven, su ministro de finanzas, Nicolás Fouquet, decidió ofrecerle una gran fiesta para agasajarlo y de paso enseñarle el gran palacio que se había construído, que era Vaux-le-vicomte; las fiestas fueron esplendidas, magníficas, sublimes, hasta tal punto que por lo visto, el joven Rey se sintió tan celoso e insultado que encerró al ministro de por vida en la bastilla (según algunos con una mascara de hierro, lo cual explicaría el mito) y se quedó con el palacio, esto pasó tal vez porque él no disponía de un gran palacio (Versalles estaba aún lejos de ser construído) y no estaba satisfecho con ninguno de los que tenía, o tal vez por los problemas que tuvo con la nobleza durante la fronda (rebeliones contra la monarquía) lo que le puso dificil el acceso al trono.
     Cuando tuvo una edad más avanzada, en una ocasión, durante la visita del embajador del Marruecos a la corte, la reina María Teresa preguntó como era que un musulman podía tener varias esposas; el diplomático le dijo atentamente "Majestad, la razón es muy sencilla en mi país necesitamos de varias mujeres para reunir todas las cualidades que aquí posee una sola".
-Amadeo de Saboya aceptó el trono español después de que obligaran a abdicar a Isabel II y después de los múltiples problemas internacionales para evitar desequilibrar la situación política; cuando llegó a España su mayor apoyo, Prim, fue asesinado, con lo cual se tuvo que arreglar como bien pudo, pero la situación era tan mala en el país, que no la soportó y a los cuatro meses abdicaba. Mientras dejaba España, le dijo a su acompañante "tengo la impresión de haber hecho un viaje a la luna".
-Un día, un actor se presentó a las pruebas de un estudio; la conclusión que sacaron de él fue: "es feo, no sabe actuar y baila un poco". Aquel actor era Fred Astaire, que se convertiría en la gran figura del cine musical, en una gran estrella, y cuya carrera duraría toda su vida y al que, aún hoy sigue haciendose alusión cuando se habla sobre baile..  
Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡Ojalá no lo hubiera hecho (o dicho)!

  1. Jose Antonio dijo:

    Buenas: ¡me ha encantado esta sección! Estudio química pero como apasionado de la Historia, estas anecdotas son las que realmente valen la pena conocer. Nunca sabremos si muchas de ellas son ciertas o puras leyendas negras, pero ya se sabe: la Historia la escriben los vencedores…
     
     Respecto a lo de la conquista de Rusia, te añado un dato que complementa su gélido invierno desde el punto de vista químico: sobre todo durante las guerras de Napoleón, se sabe que hubo muchos problemas de vestuario, pues los botones de las casacas de granaderos y húsares estaban hechos de estaño. A bajas temperaturas(creo que rondando los 4ºC), el estaño posee un cambio de estructura metálica de alfa a beta; por tanto los botones de los ropajes sencillamente se "desintegraban" y los soldados pasaron bastantes problemas con eso.
     
     Me ha encantado tu espacio. No dudes que lo consultaré asiduamente. Gracias por tu comentario al mío y sí, todo el mundo me dice que se me nota la influencia revertiana…¡es posible! Pero es un paisano y para que luego no digan que nadie es profeta en su tierra…
     
     Hasta luego.

  2. A dijo:

          ¡Hola!, bueno, en primer lugar darte la bienvenida a Universo de A, me alegro de que me visitaras y por supuesto, que me dejaras un comentario (¡espero que sea el primero de muchos!).
          Me alegra que te gustara mi sección de Historia y las anecdotas que cuento en ella y te agradezco muchísimo la que tu me dejaste, que es de lo más interesante (de hecho, si la hubiera conocido, la hubiera puesto porque es muy curioso).
         La verdad es que tal como tu dices, me sorprendió cuando visité tu espacio que dijeras que estabas estudiando químicas, porque es un espacio muy dedicado a la literatura y no sólo a Perez-Reverte, sino porque redactas muy bien; y además ahora me comentas tu gusto por la historia, ¡pareces más de letras que de ciencias!.
          Para finalizar, decirte que yo también acudiré a tu espacio con la misma asiduidad y que naturalmente, también te dejaré comentarios a lo que publiques porque ya te digo que no sólo me gusta lo que escribes sino como lo escribes.
          ¡Hasta pronto!

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s