100 errores del codigo da vinci

                         
      Pues he aquí, la lista de los errores prometida acerca de El código da Vinci, veréis que es muy exhaustiva y han utilizado mucho tiempo y trabajo en confeccionarla además de muchísimas fuentes, por lo cual su nivel de credibilidad es como mínimo, muy alto. Como ya os dije esta lista no la confeccioné yo (no soy tan apasionado del tema), así que ya os digo que como siempre, las fuentes, en los enlaces (sección Informática e Internet); así que disfrutadla y divertíos con todos los errores del libro! (os recomiendo los de Arcadi Viñas, que confeccionó toda la lista, son los más divertidos e irónicos):
 
1
 
PRÓLOGO 
 
Prólogo. Página 13: Jacques Saunière… arremetió contra la primera pintura que vio, un Caravaggio. Agarrando el marco dorado… tiró de la obra de arte hasta que la arrancó de la pared y se desplomó, cayendo boca arriba con el lienzo encima.” La edición en catalán dice va caure d’esquena a terra fet un embolic sota la tela”. Es decir “cayó de espaldas al suelo hecho un revoltijo bajo la tela”. (and Saunière collapsed backward in a heap beneath the canvas). Tal como había previsto, cerca se oyó el chasquido de una reja de hierro que al cerrarse, bloqueaba el acceso a la sala. El suelo de madera tembló. Lejos, se disparó una alarma.
 
La obra sugiere que Saunière y luego todos los demás entran por un extremo de la Gran Galería. Si es así no puede encontrar un Caravaggio ya que las obras de este pintor están en el centro de la Gran Galería. Pero analizando atentamente los itinerarios de los personajes parece que entran por el acceso lateral Ancienne Salle Beistegui y así sí que puede encontrarse un Caravaggio. (Arcadi Viñas)
 
Prólogo. Página 13: A sólo cinco metros de donde se encontraba, del otro lado de la reja, la imponente figura de su atacante le miraba por entre los barrotes. Era alto y corpulento, con la piel muy pálida, fantasmagórica, y el pelo blanco y escaso. Los iris de los ojos eran rosas y las pupilas, de un rojo oscuro. El albino se sacó una pistola del abrigo y le apuntó con ella entre dos barrotes.
 
Prólogo. Página 13: Silas tiene “la piel muy pálida, fantasmagórica, y el pelo blanco y escaso. Los iris de los ojos eran rosas y las pupilas de un rojo oscuro”. ¿Así se describe a un albino?
“El albinismo es una deficiencia de pigmentación que afecta a uno de cada diecisiete mil norteamericanos. Aunque puede adquirir muchas formas (y colores de piel), la sociedad tiende a etiquetar a la gente, de modo que los albinos con frecuencia son retratados con piel y pelo blanco y ojos rosados.
Según la Organización Nacional para el Albinismo y la Hiperpigmentación (NOAH, por sus siglas en inglés), un mito común es que la gente con albinismo siempre tiene los ojos rosados. En realidad hay diferentes tipos de albinismo y la cantidad de pigmento en los ojos varía. Aunque algunos individuos con albinismo tienen ojos rojizos o violetas, la mayoría tiene ojos azules. Y algunos tienen ojos castaños o marrones.
Casi siempre este desorden provoca problemas en la vista e incluso ceguera. En los tipos de albinismo con menos pigmento, el pelo y la piel son de color crema y la visión con frecuencia está en el rango de 20/200. En tipos con ligera pigmentación, el pelo aparece más amarillento o con tintes rojizos, y la visión con frecuencia se corrige hasta 20/60, según la NOAH. Así pues, Silas debería ser retratado con una importante dificultad de visión, tal vez usando gruesas lentes.
La NOAH ha venido trabajando intensamente para llamar la atención sobre el estereotipo de Hollywood que muestra los albinos como inhumanos, malos o desequilibrados. El personaje de Silas en “El Código Da Vinci” es un perfecto ejemplo de ello. Digamos de paso que una de las razones por las que la organización usa el acrónimo NOAH es que algunos creen que el personaje bíblico Noé (Noah en inglés) era albino. (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004)
 
Prólogo. Páginas 13-15: —No se mueva —dijo una voz muy cerca de él.
A gatas, el conservador se quedó inmóvil y volvió despacio la cabeza. A sólo cinco metros de donde se encontraba, del otro lado de la reja, la imponente figura de su atacante le miraba por entre los barrotes. (…)—No debería haber salido corriendo. —Su acento no era fácil de ubicar—. Y ahora dígame dónde está.
—Ya se lo he dicho —balbuceó Saunière, de rodillas, indefenso, en el suelo de la galería—. ¡No tengo ni idea de qué me habla! (…)
El atacante volvió a apuntarle.
—Cuando usted ya no esté, yo seré el único conocedor de la verdad.
La verdad. En un instante, el conservador comprendió el horror de la situación. «Si muero, la verdad se perderá para siempre.»
Instintivamente, trató de encogerse para protegerse al máximo.
Se oyó un disparo y Saunière sintió el calor abrasador de la bala que se le hundía en el estómago. (…) El conservador bajó la vista y se vio el orificio producido por la bala en la tela blanca de la camisa. Estaba enmarcado por un pequeño círculo de sangre, unos centímetros más abajo del esternón.
 
Prólogo. Página 15: Silas le dispara a Saunière en la oscuridad desde una distancia de cinco metros. ¿Es esto posible, dada las dificultades visuales del monje?
Sería extremadamente afortunado acertarle a alguien en la oscuridad con una pistola, pero Silas seguramente no podría hacerlo sin gafas, las cuales nunca son mencionadas. Es muy raro que un albino tenga buena visión. (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004.)
 
Si Saunière estaba “a gatas”, luego “de rodillas”, y más tarde “trató de encogerse” ¿como un disparo realizado por alguien de pie a cinco metros le alcanza en el estómago? (Arcadi Viñas)
 
Prólogo. Página 15: despacio, se dio la vuelta y miró a su atacante, que seguía al otro lado de la reja y lo apuntaba directamente a la cabeza.
El conservador cerró los ojos y sus pensamientos se arremolinaron en una tormenta de miedo y lamentaciones.
El chasquido de un cargador vacío resonó en el pasillo.
Saunière abrió los ojos.
El albino contemplaba el arma entre sorprendido y divertido. Se puso a buscar un segundo cargador, pero pareció pensárselo mejor y le dedicó una sonrisa de superioridad a Saunière.
—Lo que tenía que hacer ya lo he hecho.
 
Silas ha matado ya a tres personas esa misma tarde. Todos fueron presumiblemente sorprendidos por el asesino. Su arma es una Heckler and Koch USP 40 (véase ECDV, página 98). El nombre exacto de la empresa es en realidad Heckler & Koch. Pero el asunto es ver cómo fue que el cargador estaba vacío. ¿Se necesitan doce cartuchos para matar a tres ancianos, o comenzó la tarde con un arma sólo cargada por la mitad?
Dan Brown no da ninguna explicación. Pero tal vez Silas compensa su visión deficiente haciendo más disparos. (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004.)
 
Prólogo. Página 15: El conservador bajó la vista y se vio el orificio producido por la bala en la tela blanca de la camisa. Estaba enmarcado por un pequeño círculo de sangre, unos centímetros más abajo del esternón. «Mi estómago.» Le parecía casi cruel que el disparo no le hubiera alcanzado el corazón.
Como veterano de la Guerra de Argelia, a Saunière le había tocado presenciar aquella muerte lenta y horrible por desangramiento.
Sobreviviría quince minutos mientras los ácidos de su estómago se le iban metiendo en la cavidad torácica, envenenándolo despacio.
 
Prólogo. Página 15: Saunière es herido varios centímetros debajo del esternón. Dado que es “un veterano de la guerra de Argelia” sabe que sobreviviría quince minutos mientras los ácidos de su estómago se le iban metiendo en la cavidad torácica envenenándolo despacio”.
¿Es realmente así como muere la gente con heridas de bala en el estómago?
Hemos consultado la literatura médica. La tasa de mortalidad por heridas de bala en el abdomen es de aproximadamente el 12 por ciento. Sin embargo, en ausencia de daño vascular, la tasa de mortalidad es de menos del 5 por ciento. Esto incluye una gran variedad de órganos que pueden estar afectados. Los órganos que resultan afectados con mayor frecuencia debido a heridas abdominales por disparos frontales de arma de fuego son el intestino delgado, el colon, el sistema hepático biliar, el bazo, el sistema vascular, el estómago.
La muerte depende de cuál sea el órgano alcanzado por el proyectil. Por ejemplo, si el órgano dañado es una arteria o el bazo, la rápida pérdida de sangre puede provocar un shock y la muerte.
Pero la sola perforación del estómago no mata rápidamente a nadie. Pueden pasar varias horas. Si Saunière es una persona sana y no tiene ninguna otra herida, no habría ninguna razón por la que no pudiera vivir hasta que los guardias de seguridad pudieran abrir la puerta. Por eso mismo, probablemente tiene suficiente tiempo (y no sólo quince minutos, lo cual parece improbable) como para andar trastabillando por el Louvre y dejar mensajes secretos. (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004.)
 
Prólogo. Página 15:  Saunière es “un veterano de la guerra de Argelia”. Si tiene setenta y seis años, ¿Puede haber participado en esa guerra?
Sí. La guerra por la independencia de Argelia duró desde 1954 hasta 1962. Si El Código Da Vinci se desarrolla en 2001 o 2002, Saunière tendría que haber nacido a mediados de la década de 1920. Habría atenido entre veinticinco y treinta y cinco años durante la guerra. (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004.)
 
Disiento. 2001 o 2002 menos 76 da 1925 o 1926. Eso significa tener 28 o 29 años en 1954. Demasiado mayor para estar haciendo el servicio militar. Con esa edad sólo hubiera participado si hubiera sido soldado profesional o si se hubiera llamado a los reservistas hasta esa edad, cosa que no se hizo. Podría haber participado en la Segunda Guerra Mundial y tenía la edad perfecta para luchar en Indochina cuya guerra de liberación contra Francia empezó en 1946 y no terminó hasta 1954. Pero si Saunière tenía un gran historial bélico Brown nos lo esconde. Nos encontramos ante un caso de documentación precipitada. (Arcadi Viñas)
 
CAPÍTULO 1
 
Capítulo 1. Página 21: Langdon se quedó un instante en silencio. “¿La Policía Judicial?” La DCPJ era, más o menos, el equivalente al FBI estadounidense.
Más menos que más. Según Wiquipédia (en 2006) “El Federal Bureau of Investigation (FBI) (en español Oficina Federal de Investigación) es el principal brazo de investigación del Departamento de Justicia (DOJ) de los Estados Unidos de América. El artículo 28, del Código de los Estados Unidos, en la sección 533, autoriza al ministro de Justicia para " designar a funcionarios para descubrir crímenes… contra los Estados Unidos, " y otros estatutos federales dan la autoridad al FBI y la responsabilidad de investigar crímenes específicos. Actualmente, el FBI tiene jurisdicción investigadora sobre las violaciones de más de 200 categorías de crímenes federales, de esta forma se convierte en la agencia policial federal más grande del mundo. El Top Ten de los sospechosos más buscados ha sido usado desde 1949 para notificar a la población acerca de los fugitivos más peligrosos.” En cambio la Policía Judicial es, también según Wikipedia “aquella que presta servicios al poder judicial y al ministerio público, para la investigación de delitos y ejecución de sentencias. También suele practicar notificaciones y otras actuaciones que estos les encomienden.” La diferencia está en que Francia NO es un país federal que necesite una Policía Federal. (Arcadi Viñas)
CAPÍTULO 3
 
Capítulo 3. Página 27: El aire frío de abril se colaba por la ventanilla abierta del Citroën ZX… un par de amantes noctámbulos abrazados para protegerse de la brisa impregnada de jazmín.
 
Hay plantas de jazmines en los jardines de las Tullerías, pero el jazmín es una planta que florece en verano. Su floración comienza más o menos en julio y alcanza su máximo esplendor de fragancia en agosto. (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004)
 
Capítulo 3. Páginas 27-31: Langdon está alojado en el Ritz. De allí se lo lleva el teniente Collet. el Citroën ZX, que avanzaba a toda velocidad en dirección sur, más allá de la Ópera, a la altura de la Place Vendôme… Mientras el Citroën seguía avanzando en dirección sur, apareció a mano derecha el perfil iluminado de la Torre Eiffel…Cuando llegaron a la travesía con la Rue de Rivoli el semáforo estaba en rojo, pero el coche no frenó. El agente… entró… en un tramo arbolado de la Rue Castiglione y que servía como acceso norte a los famosos jardines centenarios de las Tullerías… Al internarse en el parque desierto… la sirena dejó de sonar… Fuera, el resplandor pálido de los faros halógenos del coche barría el sendero de gravilla… Ahora el Citroën giró a la izquierda, enfilando hacía el oeste por el bulevar central del parque. Tras bordear un estanque circular, el conductor tomó una avenida desolada y fue a dar a un espacio cuadrado que había más allá. Langdon vio la salida del parque, enmarcada por un enorme arco de piedra, el Arc du Carrousel… Ignoró las señales que prohibían el tráfico rodado en la plaza, aceleró y enfiló por la pendiente. La entrada principal surgió frente a ellos, destacando en la distancia, enmarcada por siete estanques triangulares de los que brotaban unas fuentes iluminadas. La pyramide.
 
Este itinerario es una locura absoluta. Para empezar el Ritz está en la Plaza Vendôme y en cambio la novela sugiere que el coche viene de más allá de la Opera, a toda velocidad. Segundo: la calle Castiglione está entre la Plaza Vendôme y la calle Rivoli, no después. Para entrar en las Tullerías por ese acceso norte hay que subirse a la acera, atravesar la verja y bajar por unas escaleras. Por el parque no se va en coche, aunque Brown parece saberlo ya que menciona la gravilla del pavimento. Si se gira a la izquierda por el bulevar central se va hacía el este no hacía el oeste. Cuando se bordea el estanque circular no hay ninguna avenida desolada que lleve a ese “espacio cuadrado” y a la entrada del Louvre.    
 
Para entrar en coche en el Louvre hay que llegar a la Plaza de l’Arc du Carrousel que tiene en su centro la pirámide invertida. A esta plaza interior se puede llegar por la Puerta de Richelieu, que da a la calle Rivoli o la Puerta de enfrente que da al Quai de las Tullerías. El itinerario razonable desde el Ritz en la Plaza Vendôme es girar a la izquierda por la calle Rivoli, y si fuera de dirección contraria, girar a la derecha hacia la Plaza de la Concordia, para bordear el Parque de las Tullerías. (Arcadi Viñas)
 
Capítulo 3. Página 28: – Supongo –respondió Langdon-, que en la Universidad Americana de París les han dicho dónde me alojaba.
El conductor negó con la cabeza.
– La Interpol.
“La Interpol, claro”, pensó. Se le había olvidado que la petición del pasaporte que hacían los hoteles europeos en el momento de registrarse era algo más que una pura formalidad; estaban obligados a ello por ley. En una noche cualquiera, en cualquier punto de Europa, cualquier agente de la Interpol podía saber dónde dormía cualquier visitante. Localizar a Langdon en el Ritz no les habría llevado, probablemente, más de cinco segundos. 
 
No. Imposible. Al menos en España y Francia los hoteles deben enviar la lista de los inscritos una vez al día a la comisaría de su demarcación. Allí quedan depositadas y archivadas. Esa información no está disponible en cinco segundos. Probablemente ni en tres días. ¿Y qué hace la Interpol en este asunto? Si acaso sería la gendarmería la encargada del asunto. (Arcadi Viñas)
 
Capítulo 3. Página 29: Los simbologistas solían comentar que Francia –un país conocido por sus machistas, sus mujeriegos y sus líderes bajitos y con complejo de inferioridad, como Napoleón o Pipino el Breve- no podía haber escogido mejor emblema nacional que un falo de trescientos metros de altura (la Tour Eiffel)
 
Sin comentarios. Aunque la Torre Eiffel sí hace trescientos metros (sin contar la antena de veinte). (Arcadi Viñas).
 
Capítulo 3. Página 30: Se estimaba que un visitante tendría que dedicar cinco semanas para ver las sesenta y cinco mil trescientas piezas expuestas en aquel museo…
 
No. En el Louvre no se exponen 65.300 piezas. Su web oficial informa de 35.000.  Y la verdad es que Brown se queda muy corto en sus cálculos. Si se le dedicara un minuto a cada una de las 65.300 piezas que él pretende que se pueden ver y no se durmiera, ni se comiera, ni se fuera al baño, ni se respetara el domingo se necesitarían 6 semanas y tres días.  Pero ¿Tal vez Dan Brown se refería a las obras que posee el museo? Pues tampoco ya que el Louvre tiene 300.000 obras. (Arcadi Viñas)
 
Capítulo 3. Página 31: Se decía que el anterior presidente de Francia, que había encargado la construcción de la pirámide, tenía “complejo de faraón”. Responsable máximo de haber llenado la ciudad de obeliscos, obras de arte y objetos procedentes del país del Nilo, François Mitterrand sentía una pasión tan desaforada por la cultura egipcia que sus compatriotas seguían llamándolo “La Esfinge”.
 
¿Mitterrand llenó París de obeliscos, obras de arte y objetos procedentes del país del Nilo? Aquí hay dos  errores. París NO está lleno de obeliscos, obras de arte y objetos procedentes del país del Nilo. Salvo en el Louvre París sólo posee el obelisco de Luxor de la Plaza de la Concordia. Y ninguno de los mencionados se trajeron por orden de Mitterrand. El obelisco fue regalado por el Pachá de Egipto y lo instaló el rey Luis Felipe en la Plaza de la Concordia ¡En 1831! Hay que reconocer en cambio que Mitterrand si sufría de “complejo de faraón” como lo muestra el Arco de la Defense, la Biblioteca Nacional y la reforma del Louvre. Esta reforma implica la pirámide de Pei. Así pues cómo mucho se podría atribuir a Mitterrand UNA obra de, supuesta, inspiración egipcia.  (Arcadi Viñas)
 
CAPÍTULO 4
 
Capítulo 4. Página 35: Se preguntaba si Fache sabría que aquella pirámide había sido construida por deseo expreso de Mitterrand con 666 paneles de cristal, ni uno más ni uno menos.
 
Para esta respuesta nos pusimos en contacto con las oficinas del arquitecto, el conocido I.M. Pei. Un portavoz dijo que en realidad la pirámide tiene 698 piezas de vidrio, según los cálculos de una de las arquitectas que trabajó en el proyecto. Ella agregó que la idea de que el presidente Mitterrand había especificado el número de paneles “no se basa en los hechos”. (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004)
 
Pero según el Louvre tiene 673. (Arcadi Viñas)
 
Según GlassWeb, la pirámide contiene 603 rombos y 70 triángulos de cristal, lo que en total suponen 673 piezas. (Wikipedia. Críticas a El Código Da Vinci. 2006-05-02)
 
Capítulo 4. Página 40: Las cámaras de videovigilancia, atornilladas en lo más alto de las paredes, les enviaban un mensaje inequívoco: “Os estamos viendo. No toquéis nada.” – ¿Hay alguna que sea de verdad?- preguntó Langdon señalando a las cámaras. –Claro que no- respondió Fache. Aquello no le sorprendió. La vigilancia con cámaras en un museo de aquellas proporciones era carísima e ineficaz. Con miles de metros de galerías que controlar, el Louvre debería contar con cientos de técnicos sólo para visionar las cintas. 
 
El Louvre no sólo confía en las cámaras de seguridad, sino que, además, no hace mucho hizo una importante mejora de su sistema de seguridad usando al grupo empresario francés Thales, y las videocámaras constituyen una parte importante. Thales Security & Supervisión administra “un total de 1500 controles de accesos cercanos, 10000 identificaciones de seguridad, 800 videocámaras de vigilancia, de las cuales 195 tienen sistema digital de grabación y más de 1500 puntos de alarma contra intrusos”, según la empresa. (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004)
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s