100 errores del codigo da vinci

10
 
CAPÍTULO 10
Capítulo 10. Página 76: De la cárcel de Andorra dice aquel purgatorio… el hedor a col podrida y a muerte, a orina y a heces. Los gritos de desesperación que se fundían con el viento que bajaba ululando de los Pirineos, el llanto silencioso de aquellos hombres olvidados. 
 
No conozco el régimen carcelario de Andorra ya que no tengo el placer de haber sido encarcelado allí pero esa descripción se corresponde más a una cárcel de los países más subdesarrollados de África y Asia que la de un país europeo. (Arcadi Viñas)
 
Capítulo 10. Página 76: Llama a Andorra aquel escarpado y remoto estado soberano a caballo entre Francia y España. (Capítulo 10) Eso es cierto. Pero curiosamente la versión en catalán dice petit estat àrid i deixat de la mà de Déu entre Espanya i França. O sea “árido y abandonado de Dios…” que es más fiel al original. Se ve que el traductor al español, viendo la enorme estupidez que iba a escribir, cambió la frase por una menos difícil de asimilar. El original dice “it was in that barren (estéril) and forsaken (abandonado) suzerain between Spain amb France”. El uso de la palabra suzerain es muy extraño ya que suzerain es aquel estado que tiene bajo su control a otro o bajo su dominio limitándole alguno de sus poderes, como las relaciones exteriores. Evidentemente Andorra no es el suzerain de nadie. Como tampoco estéril ni abandonado.
 
Dan Brown no tiene ninguna excusa para equivocarse sobre Andorra. Cualquier semianalfabeto podría escribir Andorra en Google, consultar los datos de la ONU y descubrir que Andorra tiene una renta por capita inferior a USA y Francia pero superior a España y Portugal, que la tasa de mortalidad infantil es plenamente occidental, ligeramente inferior a USA, Francia y España, que tiene menos líneas de teléfono por habitante que USA y Francia y un poco más que España y Portugal, que se leen menos periódicos que en USA y España pero más que en Portugal, que tiene menos televisores por mil habitantes que USA (¿quien no los tiene?), un poco menos que España y más que Portugal y que el acceso de agua y sanidad es del cien por cien (como cualquier país de Occidente).
 
¡Es fantástico! Brown da cuatro datos sobre Andorra y se equivoca en tres. (Arcadi Viñas)
 
Capítulo 10. Página 76: Silas abandona su hogar a los siete años después de matar a su padre, quien había matado a su madre. Es enviado a la cárcel a los dieciocho años y liberado por un terremoto a los treinta. Aringarosa lo llama “Silas”. Según Brown, ha olvidado “el nombre que sus padres le habían puesto.”
 
Es difícil de creer que de verdad hubiera olvidado su nombre. Además ¿cómo lo llamaron durante esos veintitrés años? ¿Cómo lo llamaban las autoridades cuando decidieron que era demasiado peligroso para permanecer en Marsella y cuando lo enviaron a la cárcel? ¿Cómo lo llamaron sus carceleros durante doce años? (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004)
 
Capítulo 10. Página 77: A los dieciocho años, en una ciudad portuaria (¿España? ¿Francia?) (Silas)  le rompió el cuello a uno con la fuerza de sus manos… Dos meses después, con grilletes en pies y manos, llegó a la cárcel de Andorra.
 
Parece mentira que Dan Brown suponga que se puede encarcelar en ninguna parte a un delincuente que ha cometido un delito en otro país (se supone que en Francia). Tal vez sabe que el Presidente de Francia es copríncipe de Andorra y ha supuesto que los franceses lo usan como lugar de deportación para criminales peligrosos como lo fue Cayena para Francia o Siberia para Rusia. (Arcadi Viñas)
 
Capítulo 10. Página 78: Después del terremoto que libera a Silas de su cárcel andorrana corre toda la noche hasta que encuentra unas vías de tren. Al borde de la inconsciencia se sube a un vagón de carga y luego dormido hace un viaje en tren hasta que es expulsado violentamente del tren en un pueblo llamado Oviedo.
 
¡En Andorra no hay tren! La vía más cercana está a cincuenta kilómetros al este, ya en España, y ésta vía lleva directamente al Sur, a Barcelona, no a Oviedo, que está a seiscientos kilómetros al Oeste. Para ir de ahí hasta Oviedo se pueden usar varios itinerarios pero el más sencillo es llegar a Barcelona, hacer trasbordo en la misma estación para llegar a Madrid. Bajar del tren, buscar una estación que está en el otro extremo de Madrid y desde ahí llegar a Oviedo. ¡Creo que el único que estaba al borde de la inconsciencia era Dan Brown cuando escribió este capítulo diez! (Arcadi Viñas)
 
Capítulo 10. Página 79: Cuando (Silas) leyó aquel artículo, le invadió un gran temor. Hablaba del terremoto de las montañas que había destruido la cárcel y liberado a un montón de criminales peligrosos.  
 
De la prisión de Andorra no pueden fugarse “un montón de criminales peligrosos”. La prisión es pequeña ya que si la población de Andorra es baja (70.000 h.) el índice de criminalidad es aún menor. (Un asesinato  y una violación en los tres años anteriores a 2004). Además pocos delincuentes permanecen mucho tiempo allí por que los que no tienen la ciudadanía andorrana (más o menos el 70% de la población) suelen ser expulsados a sus países de origen. (Arcadi Viñas)
 
Capítulo 10. Página 79: – No te preocupes. Yo me llamo Manuel Aringarosa. Soy misionero, de Madrid. Me han enviado aquí para construir una iglesia de la Obra de Dios.
– ¿Dónde estoy?- preguntó él con una voz que le sonó hueca.
– En Oviedo. Al norte de España.
 
Nunca tan pocas palabras tuvieron tantos errores. ¡Hay cuatro! Veamos:
 
En el Opus Dei no hay misioneros. Es una organización dedicada principalmente a “recatolizar” a los católicos. Su sistema de expansión es el contacto personal individual que deben realizar todos los miembros del Opus Dei en su entorno inmediato. Los enemigos del Opus Dei le llaman proselitismo pero ellos le llaman “apostolado”.
La iniciativa para construir iglesias en un país católico la tienen los responsables eclesiásticos de la zona. Dice el canon 1215 del Código de Derecho canónico (consultable por Internet y presumo que disponible en inglés):   1. No puede edificarse una iglesia sin el consentimiento expreso del Obispo diocesano, dado por escrito. 2. El Obispo diocesano no debe dar el consentimiento a no ser que, oído el consejo presbiteral y los rectores de las iglesias vecinas, juzgue que la nueva iglesia puede servir para el bien de las almas y que no faltarán los medios necesarios para edificarla y para sostener en ella el culto divino. 3. También los institutos religiosos deben obtener licencia del Obispo diocesano, antes de edificar una iglesia en un lugar fijo y determinado, aun cuando ya tuvieran su consentimiento para establecer una nueva casa en la diócesis o ciudad”. 
– ¿Pero no podría ser que Aringarosa hubiese ido a Oviedo a montar un centro de la Obra en el cual hubiera una iglesia? Tampoco. El Opus Dei no construye nada directamente. Según lo que se indica en su web oficial “Los miembros del Opus Dei promueven actividades que respondan a las necesidades reales de su propio país o ambiente, y las sostienen después, también económicamente, con plena responsabilidad. La prelatura, mediante acuerdos con los promotores o a través de la fórmula que establezcan los estatutos de la propia entidad, puede ocuparse de la vivificación cristiana de esas iniciativas de interés social, proporcionando orientación doctrinal y atención sacerdotal.” Los enemigos de la Obra llaman a eso creación de asociaciones “pantalla” y avieso disimulo. En la realidad un grupo de supernumerarios de Oviedo habrían fundado, por ejemplo, una escuela, y luego la Obra se habría encargado de la “atención sacerdotal”. La situación mostrada en la novela es totalmente absurda.
¿Pero no podría ser que en Oviedo faltaran iglesias y el obispo de Oviedo hubiera dado su aprobación al Opus Dei para construir una? Oviedo es una ciudad del norte de España. Es capital de Asturias y el origen del Reino de Castilla. Tiene una catedral del siglo XIV, 56 iglesias, 12 capillas y 4 ermitas. En Oviedo hay 31 órdenes religiosas que tienen cinco monasterios, 25 conventos, comunidades o casas, 15 escuelas religiosas, tres casas de acogida  y una residencia de ancianos, cada uno de esos lugares con su iglesia, capilla o centro de culto interno. Añadamos la iglesia del Seminario Metropolitano (Por si Dan Brown no lo sabe un seminario católico NO es un elemento del sistema universitario, es una residencia de candidatos al sacerdocio), la del hospital y la de la cárcel. En el municipio de Oviedo viven 200.000 personas. Puede que el Opus Dei sea necesario en Oviedo a pesar de tanto religioso, monja y fraile pero lo que es seguro es que Oviedo NO necesita más iglesias. (Arcadi Viñas)
 
– ¡Y construyen la iglesia con sus propias manos! Como la ermita que reconstruyó San Francisco. ¡Qué bonito! Prefirió recordar al joven sacerdote Aringarosa frente a una pequeña iglesia en España… la que él y Silas habían construido con sus propias manos. (Capítulo 84) Acurrucado entre los brazos del hombre al que había acogido hacía tantos años, Aringarosa sintió que el tiempo daba marcha atrás. Que estaba en España. Que volvía a sus modestos inicios, cuando en Oviedo empezó a construir con Silas una iglesia. (Capítulo 100)  (Arcadi Viñas)
 
Capítulo 10. Página 80: Brown dice que en el capítulo 16 de Hechos de los Apóstoles se habla de Silas como un prisionero que yace desnudo y golpeado en su celda, cantando himnos a Dios, cuando un terremoto lo liberó. Por coincidencia, el albino ha sido liberado por un terremoto, de modo que el obispo le da el nombre de Silas. ¿A que se refiere?
 
En los Hechos de los Apóstoles, Pablo y Silas estaban juntos en la cárcel por acusaciones falsas. El terremoto liberó a todos los prisioneros, pero Pablo y Silas no salieron. En cambio, se quedaron y convirtieron al cristianismo primero al carcelero, y luego se negaron a salir hasta que sus acusadores vinieran a ellos, se disculparan y los acompañaran en la salida de la prisión. (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004)
 
CAPÍTULO 11
                            
Capítulo 11. Página 83: Sophie descifra la serie numérica y da como resultado 1-1-2-3-5-8-13-21, que ella dice que es la “famosa” secuencia Fibonacci. ¿Tiene ella razón?
 
No. Los matemáticos incluyen el 0 en la secuencia Fibonacci, con lo que la secuencia completa es 0-1-1-2-3-5-8-13-21… Adviértase que las secuencias matemáticas se escriben con unos puntos suspensivos al final que indican que la serie continúa indefinidamente. (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004)
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s