100 errores del codigo da vinci

CAPÍTULO 92
 
Capítulo 92. Página 464: El autor dice que el Instituto de Investigación de Teología Sistemática tiene una sala principal de investigación que es una espectacular cámara octogonal. Sophie y Langdon llegan en el momento en que la bibliotecaria está haciendo té y preparándose para iniciar su día. ¿Tiene sentido?
 
La sala que allí se describe existe y es parte del King’s Collage, pero está en la Biblioteca Maugham en Chancerey Lane. No pertenece al Instituto de Investigación. (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004)
 
Capítulo 92. Página 467-468: Dan Brown dice que el Instituto de Investigación de Teología Sistemática “durante las dos últimas décadas… había recurrido a sistemas informáticos de reconocimiento óptico de caracteres y a programas de trascripción lingüística para digitalizar y catalogar una enorme colección de textos, enciclopedias de religión, biografías religiosas, escritos sagrados en diversidad de lenguas, historias, cartas del Vaticano, diarios de miembros del clero, cualquier cosa que tuviera alguna relación con la espiritualidad humana” Se dice ahí que la información es accesible por medio de un “enorme procesador de datos” con una capacidad de búsqueda de 500 MB por segundo. ¿Esto existe?
 
No. Nos comunicamos con las autoridades del Instituto de Investigación y se sorprendieron y les divirtió enterarse del supuesto enorme ordenador y base de datos que ellos tendrían. (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004)
 
CAPÍTULO 93
 
Capítulo 93. Página 472: Cuando Silas se refugia en el centro del Opus de Londres le recibe alguien vestido con “sotana” o “una túnica” (in a cloak) (versión catalana) y luego Silas “se quitó el hábito empapado”. “la túnica xopa” en catalán.
 
Los numerarios del Opus Dei NO LLEVAN HÁBITO. San Josemaría Escrivá de Balaguer, el fundador, insistía en la “santa discreción”. Por eso visten ropa de calle. Eso sí, muy formal para dar impresión de respetabilidad y elegancia, como quería el fundador: traje oscuro y corbata para los hombres y falda por debajo de la rodilla para las mujeres. Sus sacerdotes llevan clerygman.  (Arcadi Viñas)
 
CAPÍTULO 95
 
Capítulo 95. Página 482: Al buscar enterrado por un Papa reposa un caballero, Langdon obtiene este “hallazgo” en el ordenador del Instituto del Investigación: El entierro de sir Isaac Newton,/ al que asistieron reyes y nobles/fue presidido por Alexander Pope,/amigo y colega, que le dedicó unas/palabras de elogio antes de echar/un puñado de tierra sobre su ataúd. ¿Efectivamente Pope presidió la ceremonia y leyó el panegírico?
 
No. El funeral de Newton, realizado el 28 de marzo de 1727, fue notable por los grandes honores que se le tributaron a sir Isaac. Se lo consideraba casi como a un dios. Según una crónica de la época, su cuerpo fue transportado a mano desde la Cámara Jerusalén de la abadía de Westminster por un lord, dos duques y tres condes. Sir Michael Newton encabezaba a los deudos y el obispo de Rochester realizó el servicio.
Aunque Alexander Pope ya era probablemente una prominente figura en esa época, su papel vino más tarde, cuando un grupo de personas decidió levantar un monumento a Newton unos cuatro años más tarde. Dado que Pope tenía fama de escribir notables epitafios (y ganaba bastante dinero con ello), fue elegido para escribir el epitafio que se lee en ese monumento. Se convirtió en uno del os más famosos de todos los tiempos:
 
ISAACUS NEWTONUS
Quem Immortalem
Testantur, Tempos, Natura, Caelum:
Mortalem
Hom marmor fatetur
La Naturaleza y sus leyes estaban escondidas en la Noche.
Dios dijo: ¡que exista Newton! Y todo fue Luz.
(DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004)
 
CAPÍTULO 96
 
Capítulo 96. Página 483: Silas se despertó sobresaltado. (…) Se sentó sobre el colchón de paja.
 
Un colchón de paja en una residencia del Opus Dei. ¡Qué ascetismo! No lo he comprobado pero estoy seguro que eso debe ser más doloroso que un cilicio. Pero ¿Es cierto que los numerarios duermen en colchones de paja? (Arcadi Viñas)
 
Capítulo 96. Página 483: Silas está en el centro del Opus Dei de Orme Court, 5 (como sabemos por el cap. 94, pàg 477). Un disparo resonó en las escaleras, y Silas notó un intenso dolor por debajo de las costillas. Lleno de rabia, abrió fuego contra los tres agentes.
De la nada, tras él surgió una sombra. Las manos airadas que lo agarraron de los hombros desnudos parecían tener la fuerza del mismísimo demonio. Aquel hombre le gritó al oído. «¡SILAS, NO!»
Pero él logró zafarse, se dio la vuelta y le disparó. En ese momento, sus ojos se encontraron. Al ver caer al obispo Aringarosa, Silas empezó a gritar. Capítulo 100. Página 511: El obispo ya estaba inconsciente cuando las puertas del hospital St. Mary se abrieron.
 
Resumiendo. La policia va a detener a Silas en un centro del Opus Dei y le hieren. Pero él hiere a los agentes. Luego dispara por error a Aringarosa y lo lleva a un hospital.
 
La distancia entre Orme Court y el hospital St. Mary oscila entre un kilómetro y medio o dos, según la calle que se elija. No es mucho pero es difícil de creer que Silas pudiera llevar a cuestas al obispo Aringarosa todo ese trayecto ya que está herido en el costado. Por otra parte el  barrios de Bayswater es una zona céntrica de Londres y la presencia de un gigante albino medio desnudo y ensangrentado llevando en brazos a un señor vestido con sotana negra que también sangra debería haber llamado la atención. Claro está que está objeción debería retirarse si Silas cogió el metro (Puede hacerse. Solo es un corto viaje de cuatro paradas con un simple trasbordo) o mejor si llamó a un taxi.
 
 ¿Y la policía? Como no le detuvieron en Orme Court se supone que hirió o mató a los cuatro agentes que iban a detenerle. O sea que sólo fueron cuatro y no apareció más policía por ahí a pesar de los disparos. Tal vez los vecinos de la residencia del Opus Dei están acostumbrados a los tiros en esa calle y exclaman “¡cosas de católicos!”. (Arcadi Viñas)
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 100 errores del codigo da vinci

  1. Anónimo dijo:

    me deajs perpleja

  2. Sí, la verdad es que esta recolección de datos no deja de ser alucinante.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s