100 errores del codigo da vinci

58
Capítulo 58. Página 308: -¿Me está diciendo que la Iglesia debía ser dirigida por una mujer?
 –Sí, ese era el plan. Jesús fue el primer feminista. Pretendía que el futuro de Su Iglesia estuviera en manos de María Magdalena.
 –Y a Pedro no le hacía demasiada gracia –intervino Langdon, señalando La última cena. Este de aquí es él. Se nota que Leonardo da Vinci era muy consciente de lo que el apóstol sentía por María Magdalena.
 Una vez más, Sophie se quedó muda. En la obra, Pedro se inclinaba con ademán amenazador sobre María Magdalena y le ponía la mano en el cuello como si fuera una cuchilla. ¡El mismo gesto de amenaza que en La Virgen de las rocas!
 –Y aquí también- comentó Langdon, señalando ahora al grupo de discípulos que rodeaban a Pedro-. Un poco descarado, ¿no crees? Sophie entornó los ojos y vio que de aquel grupo emergía una mano.
 -¿Qué es lo que sujeta esa mano? ¿Una daga?
 –Sí, y lo que es todavía más raro es que si se cuentan los brazos, esa mano no es de nadie. Carece de cuerpo. Es anónima.”
 
“Otra: Brown gana páginas y nos hace perder el tiempo teorizando sobre la misteriosa ausencia en el cuadro del cáliz o santo grial (para Brown el nombre en clave del divino feto que Juan…, perdón, María Magdalena ya lleva en sus tripas) sin darse cuenta que lo que se representa en La última cena no es el momento de la eucaristía sino el instante previo en el que Jesús comunica a sus seguidores que uno de ellos lo traicionará. De ahí la expresión pasmada de los comensales que, no, no se muestran consternados porque alguien se robó una copa sino porque hay una serpiente oculta entre ellos.” (Rodrigo Fresán. La sonrisa de Dan Brown. 2005-02-18. www.pagina12web.com.ar)
 
Capítulo 58. Página 306: Sophie recuerda que El gobierno francés, accediendo a las presiones de los curas, había aceptado prohibir la exhibición de una película americana llamada “La última tentación de Cristo”, en la que Jesús tenía relaciones sexuales con una señora llamada María Magdalena.
 
El gobierno francés no prohibió la película. Este filme de 1988, dirigido por Martin Scorsese, se basaba en una novela aparecida en 1955 de Nikos Kazantzakis (conocido también por ser el autor de Zorba el griego). Efectivamente mostraba a Jesús (Willem Dafne) apasionado por María Magdalena (Barbara Hershey).
Al publicarse la novela, se produjeron protestas y algunas prohibiciones (por parte del Vaticano, principalmente) pero no en Francia (…) Por lo menos dos gobiernos prohibieron la película –Chile e Israel-, pero no Francia. (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004.)
 
Capítulo 58. Página 306: Y su abuelo decía (en un artículo en el periódico) que la Iglesia se equivocaba y se mostraba arrogante al prohibir aquella película. (…)
Cuando su abuelo entró en la cocina, vio a Sophie con el periódico en las manos y arrugó la frente.
– Qué rápida eres.
– ¿Tú crees que Jesucristo tenía novia? – le preguntó.
– No cielo. Lo que yo digo es que la Iglesia no debería decirnos las ideas que podemos tener y las que no.
– ¿Tenía novia?
Su abuelo se quedó en silencio unos instantes.
– ¿Sería tan malo que la hubiera tenido?
Sophie se quedó un momento pensativa.
– A mí no me importaría.
 
Digamos de paso que si supuestamente Saunière mantiene un perfil bajo, ¿por qué escribió ese artículo? Y si se supone que Sophie tiene 32 años en el momento de la novela, es decir que nació alrededor de 1969-1070, ¿por qué se muestra tan infantil e ingenua al hablar con su abuelo sobre la película de 1988 preguntándose si Jesús tenía novia en la conversación de la página 307? (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004.)
 
Capítulo 58. Página 309: —María Magdalena está aquí —dijo Teabing señalando un punto en la parte alta del árbol. Sophie mostró su sorpresa.
—¿Pertenecía a la Casa de Benjamín?
—Sin duda. María Magdalena descendía de reyes.
 
Los historiadores han especulado con que María Magdalena pertenecía a la tribu de Benjamín. Esto no aparece en la Biblia ni en los primeros documentos escritos. El hecho de que ella se encuentre en el noreste de Israel, mientras que la tribu de Benjamín residió en el sur, pesa en su contra. Además, San Pablo era un Benjamita y no menciona el supuesto casamiento. (Wikipedia. Críticas a El Código Da Vinci. 2006-06-02)
 
Capítulo 58. Página 309: El inglés sonrió.
—Querida, no era su sangre lo que preocupaba a la Iglesia, sino su matrimonio con Jesús, que también descendía de reyes. Como sabrá, en el Evangelio según san Mateo se nos dice que Cristo pertenecía a la Casa de David, que era descendiente del rey Salomón, rey de los judíos. Al emparentar con la poderosa Casa de Benjamín, Jesús unía las dos líneas de sangre, creando una fuerte unión política capaz de reclamar legítimamente el trono y restaurar la línea sucesoria de los reyes tal como existía en tiempos de Salomón.
 
¿Qué casa de Benjamín? Deben referirse a los descendientes del rey Saúl, que era de la tribu de Benjamín. No los había en Palestina en época de Jesús. Si leen el Primer y el Segundo libro de Samuel verán que Saúl y tres de sus hijos, entre ellos Jonatán, murieron luchando contra los filisteos, David fue elegido rey de la tribu de Judá y un hijo de Saúl, Isbaal (o Isboset), rey de todo el resto. Durante siete años lucharon la casa de David y la casa de Saúl hasta que empezando a prevalecer Judá alguien asesinó a Isbaal, sometiéndose las tribus del norte a David. Aún quedaban descendientes de Saúl que fueron exterminados (2 Sam, 21). Sólo se salvó Meribbaal, (o Mifiboset) porqué era hijo de Jonatán, amigo de David. Se menciona un hijo de éste llamado Micá.
 
Probablemente la teoría de un linaje benjamita debe basarse en una supuesta descendencia de Meribbaal. Pero esta no debió existir. A la muerte de Salomón el reino se dividió: Benjamín se quedó en el reino de Judà y las otras diez tribus formaron el reino de Israel. En Judá gobernó ininterrumpidamente el linaje de David y en Israel se sucedieron diversas dinastías. Judá y Israel siempre estuvieron en guerra. Pero jamás apareció un candidato al trono de ninguno de los dos reinos que se proclamara descendiente de Saúl. Tampoco apareció ningún aspirante después de la revuelta macabea y la independencia de Israel. Tampoco en relación a Herodes, que se dedicó con constancia a eliminar competidores, se habla del linaje de Benjamín. Lo lógico es pensar que no existía ningún descendiente de Saúl en época de Jesús. (Arcadi Viñas)
 
CAPÍTULO 59
 
Capítulo 59. Página 313: A Aringarosa lo espereba en el aeropuerto de Ciampino “un pequeño jet” (página 313). Pero en la página 339 aparece en un “Beechcraft Baron 58 alquilado”.
 
El Beechcraft Baron 58 no es un jet. Tiene motores de pistón y consume nafta de aviación. El jet tiene motores de turbina y consume gasóleo. (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004.)
 
CAPÍTULO 60
 
Capítulo 60. Página 314: —Como ves, querida —dijo Teabing acercándose a una librería—, Leonardo no es el único que ha intentado decirle al mundo la verdad sobre el Santo Grial. La descendencia real de Jesucristo la han documentado exhaustivamente muchos historiadores.
 
En relación a la teoría de la existencia histórica de una descendencia de Jesús y María Magdalena, la crítica se basa en que en ningún texto bíblico, incluído los apócrifos, existe referencia a esta supuesta descendencia; siendo la prímera alusión una leyenda francesa del siglo XII. Antes de esta fecha no existe ninguna referencia a favor de esta hipótesis, indicando que lo más probable y factible es que sea una invención. Igualmente esta leyenda es refutada por tradiciones más antíguas que sitúan a María Magdalena en Éfeso, hasta su muerte, y sus restos trasladados a Constantinopla; sin hacer referencia a una descendencia con Jesús. (Wikipedia. Críticas a El Código Da Vinci. 2006-06-02)
 
Capítulo 60. Página 319: Aquello sorprendió aún más a Sophie. Todos los alumnos de las escuelas de su país sabían quiénes eran los merovingios.
– Los merovingios fundaron París.
 
¿Pero no existía en tiempos de los romanos y se llamaba Lutecia? ¿Es que miente Asterix? (Arcadi Viñas)
 
Capítulo 60. Página 318: Circulan rumores que en el tesoro (los miles de documentos que custodia el Priorato y que harían tambalear la Iglesia) también está incluido el documento “Q” del que hasta el Vaticano admite su existencia. Supuestamente, se trata de un libro con las enseñanzas de Jesús escritas tal vez de su puño y letra.
 
Permitan que me ría. ¡Jua, Jua, Jua! ¡Claro que el “Vaticano” admite la existencia del documento “Q”! Como que está contenido en los evangelios según Mateo y según Lucas. Ha sido en los evangelios canónicos dónde se ha descubierto el tal documento. Esto es el ABC de los que estudian el Nuevo Testamento desde finales del siglo XIX.
 
Cuando en el siglo XIX se estudió con detalle el Nuevo Testamento se descubrió que los autores del evangelio de Mateo y de Lucas (llamémosles Mateo y Lucas) habían copiado casi entero el evangelio según Marcos, modificando algunas cosas y ampliándolo bastante. Luego se descubrió que en Mateo y en Lucas hay frases y parábolas que coinciden pero que no están en Marcos. Se dedujo, y eso está aceptado desde entonces, que además del evangelio según Marcos los dos evangelistas usaron un documento escrito que recopilaba dichos de Jesús: sentencias y parábolas. El documento original ha desaparecido, seguramente por qué no hacía falta conservarlo si ya estaba en Mateo y Lucas. Se supone que fue escrito en la década de los cincuenta.
 
Jesús NO escribió nada. Ningún rabino, ni maestro judío escribió nunca nada. Confiaban más en la memoria y la transmisión oral que en otra cosa. (Arcadi Viñas)
 
CAPÍTULO 63
 
Capítulo 63. Página 338: La policía encuentra el Audi de Silas. Tenía una matrícula que indicaba que se trataba de un coche alquilado. Collet tocó el capó. Aún estaba caliente. ¿Qué clase de matrículas son ésas?
 
No hay matrículas especiales para autos que se alquilan. (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004)
 
Capítulo 63. Página 339: Aringarosa sobrevolaba raudo el mar Tirreno, en dirección norte en su viaje desde Ciampino en Roma hacia París.
 
Si uno vuela hacia el norte desde Roma, no vuela sobre el mar. Para eso hay que ir en dirección noroeste u oeste. (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004)
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s