100 errores del codigo da vinci

37
Capítulo 37. Página 202: A principios del siglo XIV, la autorización del Vaticano había permitido que los templarios amasaran tal poder que el papa Clemente V decidió que había que hacer algo. Con la colaboración del rey francés Felipe IV, el Papa ideó un ingenioso plan para neutralizar a los Caballeros de la Orden del Temple y hacerse con sus tesoros, pasando de paso a obtener el control sobre sus secretos. En una maniobra militar digna de la CIA, Clemente envió órdenes selladas a todos sus soldados, distribuidos por todo el territorio europeo, que no debían abrirse hasta el viernes, 13 de octubre de 1307.
 
Dan Brown no se ha leído ningún libro serio sobre los templarios ya que sabría que el culpable de la destrucción de los templarios fue Felipe el Hermoso, el rey de Francia. Es cierto lo de la redada simultánea en toda Francia, aunque parezca mentira, pero sólo en las posesiones del rey y fue la obra cumbre de Guillermo de Nogaret, inteligente y despiadado ministro del rey. El objetivo fue exclusivamente económico. Apoderarse de las riquezas de los Templarios.
 
El Papa no podía planear nada de eso. El conclave que acabaría eligiendo a Clemente V huyó de Roma por miedo a las presiones del “partido italiano” y Raimundo Bertrand de Got, obispo de Burdeos, francés apoyado por el rey Felipe, fue elevado al Pontificado en Lyón en 1305. Durante cuatro años Clemente V y su curia vagó por Francia buscando un lugar dónde asentarse. En 1309 se detuvo en Aviñón dónde estuvo la sede pontificia hasta 1378. Así pues Clemente V no tenía la capacidad para planear nada si no sabía ni dónde iba a vivir. 
 
Curiosamente en el párrafo anterior hay un plagio con un cambio muy significativo. Dan Brown se basa en la obra “El enigma sagrado” (The Holy Blood and the Holy Grail) de Henri Lincoln, Richard Leigh y Michel Baignet. No se esconde demasiado de eso ya que el nombre de Sir Leigh Teabing se basa en los apellidos de dos de los autores. En esa obra se dice “En una operación de seguridad digna de las SS o de la Gestapo, el rey envió órdenes selladas y secretas a sus senescales de todo el país. Estas órdenes debían abrirse simultáneamente en todas partes y ser cumplidas en el acto. Al amanecer del viernes 13 de octubre de 1307 todos los templarios de Francia serían apresados por los hombres del rey”. La frase es casi idéntica a la de Brown “En una maniobra militar digna de la CIA, Clemente envió órdenes selladas a todos sus soldados, distribuidos por todo el territorio europeo, que no debían abrirse hasta el viernes, 13 de octubre de 1307.” Pero la diferencia está en la autoría de la conspiración. Unos se la atribuyen, verazmente, al rey de Francia. Brown a Clemente V. ¿Por qué el cambio? ¿Es mala fe anticatólica o es que Brown cita de memoria y no se acuerda ni de lo que ha leído? (Arcadi Viñas)
 
Capítulo 37. Página 202: Al amanecer de aquel día, los documentos sellados se abrieron y revelaron su sobrecogedor contenido. En aquellas cartas, el Papa aseguraba que había tenido una visión de Dios en la que le advertía de que los templarios eran unos herejes, culpables de rendir culto al demonio, de homosexualidad, de ultraje a la cruz, de sodomía, y demás comportamientos blasfemos. Y Dios le pedía al Papa que limpiara la tierra, que reuniera a todos los templarios y los torturara hasta que confesaran sus pecados contra Dios.
 
El rey ya hacía un tiempo que propalaba esos rumores sobre los templarios. Cuando Clemente V ya quería intervenir e investigar la orden se encontró con los hechos consumados de la detención de Jacques de Molay, el gran maestro de los Templarios y un centenar más. (Arcadi Viñas)
 
Capítulo 37. Página 202: La maquiavélica operación de Clemente funcionó con total precisión. Aquel mismo día se detuvo a gran número de caballeros de la orden, se les torturó y fueron quemados en la hoguera acusados de herejes.
 
Según Dan Brown no sólo lo hizo todo Clemente V si no que el proceso fue muy rápido. Casi parece que fueron detenidos en viernes y quemados el domingo. La realidad es muy distinta. El Papa se negó a aceptar la detención de los templarios pero el gran inquisidor de Francia colaboró y torturó a cientos de detenidos. Sólo entonces, impresionado por la gravedad de los delitos confesados, autorizó la tortura y permitió el inicio de un proceso a los templarios de toda Europa que debían llevar a cabo los obispos. Este proceso se eternizó y sólo cuando Felipe nombró un amigo suyo arzobispo de París consiguió que quemaran a los primeros templarios. Era en 1310.
Sólo después presiones del rey francés y de vacilaciones, debilidades y cobardías suyas Clemente V aceptó suprimir la orden y pasar sus bienes a otras, como la de los Hospitalarios.  Lo hizo en el año 1312. Y Jacques de Molay, el Gran Maestre, que debía arrepentirse en público se retractó de sus confesiones afirmando la inocencia de la orden siendo quemado vivo en 1314. ¡Siete después de la primera redada! (Arcadi Viñas)
 
Capítulo 37. Página 202: En la cultura moderna aún persistían ecos de aquella tragedia; el viernes trece seguía considerándose día de mala suerte en muchos sitios.
 
Ésta es sólo una de las muchas explicaciones para la superstición de que los viernes 13 son días de mala suerte. (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004)
Aunque es verdad que eso sucedió en un viernes y que era 13, no hay evidencia creíble para la superstición del viernes 13 hasta principios del siglo XIX. (Wikipedia. Críticas a El Código Da Vinci. 2006-06-02)
CAPÍTULO 39
 
Capítulo 39. Página 211: El obispo Aringarosa le dice a Silas: ¿Acaso no sabes que el mismísimo Noé era albino?
 
La Biblia no dice que Noé era albino, pero el Libro de Enoch –uno de los libros apócrifos que fueron omitidos de la Biblia- tiene esta descripción del nacimiento de Noé: “Le ha nacido un hijo a mi hijo Lamec, que no se parece a él, su naturaleza no es como la naturaleza humana, su color es más blanco que la nieve y más rojo que la rosa, los cabellos de su cabeza son más blancos que la lana blanca, sus ojos son como los rayos del sol y al abrirse han iluminado toda la casa”. Pero este texto es en realidad una especie de apéndice agregado al Libro de Enoch. De todas maneras, es difícil imaginar que un supernumerario del muy ortodoxo Opus Dei como es Aringarosa se apoye en escrituras que provienen de grupos alternativos. (DAVID A. SHUGARTS  en “Baches en la trama y detalles curiosos en El Código Da Vinci”  incluido en la obra de DAN BURSTEIN, “Toda la verdad sobre El Código Da Vinci”. Madrid, Ediciones Temas de Hoy, octubre 2004)
 
CAPÍTULO 40
 
Capítulo 40. Página 213: Peleándose con el cambio de marchas, Langdon consiguió llevar el taxi hasta el otro extremo del Bois de Boulogne…. Cuando Langdon llegó a la salida del parque, se tragó su orgullo masculino y frenó en seco.
– Mejor que conduzcas tú.
Sophie se puso al volante, aliviada. En cuestión de segundos, el coche avanzaba como una seda por la Allée de Longchamp, en dirección oeste, dejando atrás el Jardín de las delicias.
 
Según esta descripción la Allée de Longchamp está “fuera” del Bois de Boulogne. En realidad está dentro y sirve para atravesarlo en diagonal en dirección Suroeste-Noreste. Si han salido del Bois ya no pueden estar en esa carretera. (Arcadi Viñas)
 
Capítulo 40. Página 213: – ¿Por dónde se va a la Rue Haxo?- preguntó Langdon, fijándose que el cuentakilómetros pasaba de los cien.
Sophie tenía la vista fija en la carretera.
-El taxista ha dicho que estaba cerca de las pistas de Roland Garros. Conozco la zona…. Sophie condujo en dirección del estadio. Tras pasar por varias calles, dieron con la travesía de la Rue Haxo y giraron a la derecha, conduciendo en dirección a los números más bajos. (Capítulo 40)
 
¡Pues no! Hemos dicho antes que la Rue Haxo está cerca del Square Roland Garros. Pero este callejón, y la Rue Haxo, no está cerca de las pistas de tenis de Roland Garros sinó en el distrito XX, exactamente en el otro extremo de París. Si las pistas están en el extremo Suroeste de París la Rue Haxo está en el extremo Noreste. La verdad es que somos incapaces de imaginar como ha podido confundirse tanto Dan Brown. Si quería que viéramos la depravación francesa visible en el Bois de Boulogne ¿por qué no buscaba una calle por allí cerca? La Avenida Victor Hugo de la ciudad de Boulogne le hubiera venido muy bien. ¡Hay miles de calles en París! Sólo se nos ocurre una razón por la cual la ha elegido. Fíjense. HAXO es el anagrama de HOAX, que en inglés significa ENGAÑO. Dan Brown firma así su método de trabajo. (Arcadi Viñas)
 
CAPÍTULO 41
 
Capítulo 41. Página 220:“El Opus Dei es una prelatura personal del Vaticano” en catalán “de la Ciudad del Vaticano”.
 
El Opus Dei es una prelatura personal de la Iglesia Católica Romana, no del Vaticano, y menos de la “Ciudad del Vaticano”. El Papa es el jefe de la Iglesia por ser Obispo de Roma, el cual es el Primado de todos los obispos de la Iglesia Católica, y no por ser el jefe de estado del estado independiente del Vaticano, que es el resto de los “Estados Pontificios” formados en el  centro de Italia durante la Edad Media y el Renacimiento. Los católicos estamos ligados al Santo Padre, no al Vaticano.
 
El Opus Dei son varias organizaciones independientes (formalmente). Una es la “Prelatura personal”. A la cabeza hay un obispo, cuya potestad es “personal” y no territorial y agrupa a los sacerdotes del Opus Dei, que así dependen del obispo de la Prelatura, y no de los obispos diocesanos, cuya potestad es territorial. Luego están los numerarios. Son laicos que han hecho un compromiso a la organización y viven comunitariamente, dedicados a las tareas de organización de la Obra. Luego están los supernumerarios. Son laicos casados, o que se casaran, y que están unidos a la Obra por otro tipo de compromiso y por relaciones “informales”: se confiesan con sus sacerdotes, llevan sus hijos a “sus” escuelas, participan en actividades comunes… También existe la “Congregación de la Santa Cruz” que agrupa a sacerdotes diocesanos simpatizantes de la Obra. (Arcadi Viñas)
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s