GC: El show de Truman

el culmen de la evolución de los reality shows
 
 
Ficha tecnica: 
The Truman Show (EEUU, 1998)
Presentada por UIP-Paramount- en inglés.
Guión: Andrew Nicol.
Fotografía: Peter Biziou.
Música: Burkhard Dallwitz, Philip Glass.
Diseño visual: Dennis Gassner.
Vestuario: Marilyn Matthews.
Montaje: William Anderson y Lee Smith.
Intérpretes: Jim Carrey, Ed Harris, Laura Linney, Noah Emmerich, Natascha Mc Elhone.
Dirección: Peter Weir.
 
      El show de Truman es una película que lleva a la reflexión inevitablemente, y que ya lo hizo desde el momento en el que se estrenó, ya que estamos en la era por excelencia de los programas de televisión denominados reality shows y aunque, en el tiempo que ha pasado desde que se hizo hemos cambiado de siglo e incluso de milenio, la película no sólo se puede decir que sigue resultando actual, sino que incluso parece advertir sobre la posibilidad de que eso pueda llegar a pasar, cosa que no sería de extrañar viendo hasta que punto están dispuestos a llegar los creadores de tales espacios. Sino recordemos que en Estados Unidos se llegó a crear un reality show para que diferentes famosos se convirtieran en políticos y al que ganara se le pagaba la campaña electoral; y sin necesidad de irnos tan lejos, en España hubo otro llamado “Confianza ciega” que a punto estuvo de romper varias parejas por la exhibición de imágenes que hacían dudar de la pareja de la que se estaba separado durante unos cuantos meses. 
      Viendo todo esto, y que no parece ya haber limite; ni sentimientos humanos, ni el gobierno de un estado, que todo ya es espectáculo y que aquí mientras haya “plus circum et plus panem”, como decían los romanos, todo va bien, la película El show de Truman no parece una fantasía descabellada, sino algo que, si dejamos de lado que técnicamente sería imposible construir un estudio de semejantes proporciones; (se ve ,al igual que la muralla china, desde la luna) con una isla, que además tiene edificios reales y no sólo decorados, en los que habría que incluir las cámaras que pueden hacer zoom y panorámicas sin una utilización manual; y que además la cantidad de extras a pagar además de los actores principales, (teniendo en cuenta que si triunfan en algo es muy difícil que no lo dejen por no “encasillarse”) acaba dando un presupuesto prohibitivo; pero si dejamos todo eso de lado, es posible que mañana mismo cualquier televisión estuviera comprando, sin pensárselo mucho, los derechos para emitir El show de Truman, aunque a lo mejor estoy siendo injusto y tal cosa sería impensable por muchos beneficios que aportara. 
      En cualquier caso, no creo que se pueda saber hasta dentro de muchos años, con lo cual será mejor hablar de la película, que sí que se ha hecho, quizás, tratando de plantear estas cuestiones que he formulado anteriormente. Como anécdota me gustaría  incluir que después de rodar la película, Jim Carrey  se metió tanto en su papel que creyó realmente que su vida era una farsa, llegando incluso a separarse de su mujer y teniendo que recurrir a psicólogos para quitárselo de la cabeza
      El show de Truman comienza como un documental acerca de un reality show, en el que el creador del programa, Christof, un hombre parco, gélido, distante y siempre vestido de negro nos cuenta con la mayor “profesionalidad” como se hace el gran éxito internacional El show de Truman; de hecho, solo hace falta recordar esta parte de la película como para valorar que significaba aquel programa de televisión: “1.7 billones de personas vinieron cuando nació (<<ha nacido una estrella>>, decían los diarios), 220 países sintonizaron sus primeros pasos. El mundo quedó silencioso para ese beso robado, y creció junto con la tecnolología. Toda una vida humana grabada en una intrincada red de cámaras ocultas y difundido en vivo y sin correcciones 24 horas diarias, siete días a la semana, a un público de todo el mundo; desde Seaheaven Island, en el estudio más grande que se haya construido jamás… y ahora en sus 38 años… ¡¡el show de Truman!!. Es el primer hijo legalmente adoptado por una corporación. El espectáculo ha ganado inmensos ingresos, iguales al PBI de un país pequeño”. 
      Viendo esto se ve que el show cumple una función básica para cualquier empresario, aporta ganancias y muchas, lo cual hace que el show continúe sin que muchos tengan grandes remordimientos, pero este detalle en concreto se verá mejor en cuanto vaya avanzando la película. 
      Volviendo a Christof, vemos claramente como ve en El show de Truman no una vida, sino un espectáculo, un juego con un muñeco de carne y hueso, que como veremos desde ahora no es el único que disfruta con él y que lo hace real, lo que vemos cuando se nos muestran las primeras imágenes de Seaheaven Island, una isla creada para albergar toda una ciudad  en la que sólo hay una cosa que no actúa y que no es un decorado, en definitiva que es real y alrededor del que (como veremos más adelante) gira todo, (aunque el no lo sepa) él es Truman (fijémonos en el juego de palabras en inglés, True + man = hombre verdadero) Burbank, la estrella involuntaria de un programa de televisión que empezó con su nacimiento, desde el momento en que la corporación a la que pertenece legalmente, (de hecho fue el primer niño adoptado por una de ellas) y que por increíble que parezca, una vida acaba siendo marca registrada, pues El show de Truman es la culminación de los programas de su género, es una vida en directo literalmente hablando, aunque no por ello deja de ser la mayor farsa posible, porque resulta sorprendente ver la frialdad de los actores principales y secundarios que sólo piensan en el papel que desempeñan y no en la persona que tienen al lado, siendo muchos de ellos personas en las que Truman deposita toda su confianza (su mujer, su madre, su mejor amigo… etc). 
      Seaheaven Island, el lugar donde vive, evoca un mundo perfecto, vecinos encantadores, esposa de anuncio (literalmente), escenografía intachable… etc. No hay casi ningún fallo y si los hay rápidamente se explican, mostrando que el gran lema del espectáculo “el show debe continuar” debe ser también el lema del programa. 
      El primer fallo que vemos, es precisamente cuando un foco que cae del cielo al principio de la película tiene escrito "Alpha Sirius", (probablemente refiriéndose a la estrella que debía "suplantar") cosa que es rápidamente explicado por la radio como “un avión que pasaba por allí…etc” 
      Naturalmente, y por muy idílico que te resulte el lugar donde vives, es lógico que desees conocer otros sitios, cosa que se evita con un ataque masivo por todos lo medios: periódicos que ponen que el mejor lugar del mundo es esa isla, según comenta su idea de ir a Fidgi es inmediatamente ridiculizada…etc, pero por si eso no llega, deciden asegurarse haciendo que Truman vaya a un lugar que le resulta traumático para cerrar una operación comercial (su profesión es la de agente de seguros), el cual es el puerto, donde una concienzudamente pensada escenografía esta preparada para recibirle: una barca semihundida (más tarde sabremos que el programa “mató” al padre de Truman; a causa de la ambición de este último por convertirse en explorador y por viajar, cosa que había que evitar a toda costa, pues sino descubriría la verdad; de modo que se crea la muerte del padre en el mar, para que Truman quede traumatizado y le tenga pánico, cosa que nos hace reflexionar sobre hasta que punto se puede explotar los sentimientos de una persona sólo para que el espectáculo pueda continuar) y con todos los actores esperando que haga lo que tiene que hacer (de hecho más tarde sabremos que ni siquiera saben conducir el barco, solamente están allí para simularlo). 
      Como no, vuelve a casa donde se encuentra con una esposa de anuncio, literalmente, porque no hay momento que no aproveche para hablar de los beneficios y virtudes de este y el otro producto, de una manera tan descarada que roza el surrealismo, convirtiéndose su saludo de bienvenida del trabajo en el hospital donde supuestamente trabaja como enfermera, en la más tonta de las conversaciones imaginables, y que más tarde será uno de los motivos que harán que se descubra a si misma ante Truman. También es importante destacar que si en el campo del hogar todo está preparado, también lo está en el de la amistad, pues su “mejor amigo” al que conoce desde la infancia, también es parte de ese mundo, dejando a Truman sin ningún apoyo socialmente hablando; con lo cual se podría afirmar que todos esos actores tienen una parte importante de culpa en lo que le pasa a Truman pues son manipuladores y no parecen tener el más mínimo rastro de moral, sobre todo sabiendo que tratan con Truman tan de cerca, todos los días; por lo que me parece un detalle irrealista de la película que ni uno sólo de ellos, tenga un simple pensamiento de “¿pero como puedo estar todos los días trabajando en algo que se dedica a destruir la vida de una persona diariamente, y arrebatándole una de los mayores dones de la vida, la libertad de elección?”, sólo encontraremos un pensamiento parecido en una única persona durante toda la película, que a su vez será la voz moral de toda la historia, pero eso aparecerá más tarde. 
      Otra de las partes más importantes en el filme, son las escenas en las que los televidentes dan su opinión acerca del show, y es también cuando vemos a cuantas y tan variadas personas llega el programa, que es visto por gente de todas las edades, de cualquier condición social y de las más dispares culturas. Todos lo siguen con avidez y no pierden ni un detalle, incluso relatan como si fuera la telenovela de la tarde, lo que le ha pasado durante su vida a quien no ha acabado de coger el argumento (con la sobresaliente diferencia de que, en el caso de la telenovela, la gente actúa y está allí porque quiere y porque lo ha elegido), pero eso no es lo único, El show de Truman tiene un amplio merchandising que no se duda en explotar: gorras, cojines, bares con su nombre, videos de grandes éxitos… etc, todo vale, y eso sin contar con que todo lo que aparece en el show, está en venta (de hecho tiene incluso patrocinadores). 
      Pero estas diferentes sociedades que ven este programa televisivo tampoco pueden ser totalmente exoneradas de culpa, porque ellos están contribuyendo directamente al éxito del programa, a que Truman siga en su prisión, y vegetan día y noche viendo ese programa, llegando el fanatismo a tal punto que “los hay incluso que dejan el programa toda la noche porque dicen que les hace compañía”, en palabras del propio Christof. Por tanto, nadie parece escandalizarse porque eso suceda y continúan viéndolo como lo que parece ser, un programa de éxito, sin plantearse ni el más mínimo dilema moral.
      Pero pronto Truman empieza  a ver que algunas piezas que no encajan, una de las primeras es el encuentro con un mendigo que hiciera de su padre, naturalmente el programa está controlado al más mínimo detalle y es entonces cuando parece que va a descubrir algo que no conviene, cuando el padre-actor es inmediatamente apartado de él por todos los medios posibles: bicicletas que pasan delante, es metido en un autobús …etc, todo vale y hay que mantener a Truman en su sitio y que no descubra la farsa, así que tan pronto habla con sus diferentes supuestos seres queridos, todos se encargan de desmoralizarle, y es especialmente destacable como la madre se pasa al tema de la muerte del padre haciéndole sentir culpabilidad a pesar de no decirlo directamente: “yo nunca te he culpado Truman” (“pero en realidad tienes toda la culpa”, parece que falta añadir en la frase). 
    Una vez más los múltiples flashbacks nos hacen comprender mejor su encierro, me estoy refiriendo al recuerdo de cómo conoció a su actual mujer, para lo que había todo un guión preparado: choque accidental, “¡uff! que torpe soy, creo que me he torcido un tobillo”, momento tierno… etc. Pero hay algo que no tienen previsto en todo su magnifico y bien calculado plan: Truman tiene sentimientos, es una persona, no un personaje de ficción al que puedas manejar a tu antojo, y él se va a fijar en otra mujer, una que de verdad le gusta, pero eso no está previsto, ella forma parte del decorado, y su mujer ya ha sido elegida de antemano y no hay más que hablar, por tanto la otra debe desaparecer, así que para descartarla a ella y lo que ha dicho se recurre a lo psíquico diciendo que es esquizofrénica y a lo emocional “se trae aquí a todos sus ligues” y será entonces cuando el “padre” de la chica que la ha ido a buscar (más bien sacarla de en medio) dirá un concepto clave: “nos vamos a Fidgi”, lugar que obsesionará a Truman el resto de su vida. 
     A pesar de todo será esa chica, de la que está verdaderamente enamorado, la que le cuente la verdad por primera vez y que se convertirá en la única voz moral de toda la historia, formando parte de una especie de movimiento (conclusión sacada de los carteles que colgaban en su casa) a favor de la liberación de Truman, será sólo ella la que ve la horrible situación a la que se ha llegado. 
    Naturalmente, el reality show consigue lo que quiere y se acaba casando con quien quieren por despecho, pero no por ello la olvida, y sin duda una de las partes más tiernas de la película es cuando va construyendo el retrato de su amada a través de los años, lo que descubrimos justo al final de la película, cuando ya está completo y entonces ella lo ve por la televisión. 
     Pero sin duda lo que hace que Truman vea con claridad de una vez lo que es su vida realmente, es en el momento en que la radio retransmite su llegada en directo al trabajo; eso, si había alguna duda, es una prueba definitiva de lo que ya llevaba un tiempo sospechando, así que decide no hacer lo de todos los días y se ve claramente como todos los extras quedan desconcertados; finalmente encuentra la prueba definitiva: descubre un decorado. La reacción a esto es dar explicaciones carentes de credulidad y de una nueva campaña de “no hay nada mejor que el hogar” por todos los flancos: su mejor amigo “una puesta de sol así no la hay en ningún sitio”, su madre y su mujer “desearía que tuvieras hijos” (seguramente la descendencia de Truman daría lugar a otro video de “grandes éxitos” del programa por no decir la audiencia que daría), la televisión da documentales y películas sobre que “no hay mayor riqueza que la amistad” …etc, todo lo cual vuelve cada vez más ridícula la situación, lo cual hace que Truman decida huir como sea y es entonces cuando se culmina lo absurdo: en la agencia de viajes tienen carteles de un rayo atravesando un avión con el lema “esto podría sucederte a ti”, no hay ni una sola plaza en ningún avión, el autobús se avería  …etc. 
    Ahora ya no hay duda, todo esta predeterminado y se lo cuenta a su mujer, la cual trata de convencerle de lo absurdo que es, pero Truman decide huir con ella de la isla cosa que la deja desconcertada y asustada como actriz, porque eso no estaba previsto. Naturalmente, se recurre a todo tipo de efectos especiales para evitarlo: grandes atascos, incendios… entre otros muchos, y naturalmente el lenguaje con el que se le suele dominar: “tirar nuestros ahorros en Nueva Orleáns” aludiendo a la responsabilidad, o “tu madre se va a llevar un disgusto” a los sentimientos. De hecho ya desde antes vimos que para mantener el programa y que nada cambie, el lema “el fin justifica los medios” parece ser el más adecuado pues como ya hemos visto en muchos ejemplos anteriores, no se duda en recurrir a la violencia psicológica o incluso física (cuando Truman va al hospital y el actor-medico se ve obligado a utilizar uno de los materiales que tiene en la mano y que no conoce de nada, para que Truman vea que realmente se está haciendo una amputación, dañando al otro actor que hace de paciente). 
      Por supuesto vuelve a su casa, donde su mujer continua, a pesar de la tensión de su marido, haciendo publicidad con la mayor frivolidad del mundo, Truman se da cuenta de que ya no se puede seguir fiando de ella y rápidamente decide hacer algo que la haga delatarse así misma, en una escena que es tensa y cómica a la vez, en la que la esposa le amenaza con un cuchillo y Truman ante esa amenaza dice ingeniosamente “¿ah si Meryl, Y dime, que vas a hacer con el? cortarme, despedazarme o partirme en rodajas, ¡tiene tantas posibilidades!” imitando lo que ella hacía. Efectivamente, lo logra cuando ella por fin dice la frase: “haced algo, ayudadme” y mandan a Marlon a resolver, como de costumbre, el asunto. Otra frase significativa que dirá ella entre sollozos será: “¡Como pretenden que continúe en estas condiciones, esto no es profesional!”
    Después de todos estos incidentes, y para variar, se elaboraran  unas cuantas frases llenas de emotividad para que el mejor amigo las recite por micrófono y así acabar en parte con el problema, y digo sólo en parte porque, bajo la creencia de que todos los problemas vienen a partir de que viera a su padre por la calle, en un movimiento desesperado, deciden “resucitarlo”, eso si, cuidando bien la parte técnica para que quede (nunca mejor dicho) “de película”, y sin tener en cuenta en lo más mínimo el juego de sentimientos que se le hace a Truman, e incluso se congratulan por la hazaña diciéndose: “esto es televisión pura”, haciendo que nos preguntemos una vez más hasta donde tienen derecho a llegar los medios para la creación de un espectáculo. 
    Una de las mayores ironías del filme es que en  una entrevista, el periodista afirma que Christof, el creador de ese programa es “un celoso guardián de su intimidad” pero no tiene el menor reparo en transmitir la vida de otro en el más riguroso directo. También es muy destacable el hecho de que a pesar de lo que dice Christof de que está protegiendo a Truman, no ha dejado en ningún momento de acabar con toda su iniciativa y su capacidad de elección y dominarle totalmente, arruinándole la vida, pues nunca pudo ejercer ninguna de estas facultades que debería tener todo humano. 
     Después del “abandono” de su mujer, Truman piensa, y finge normalidad y ante él se vuelve a recrear un mundo más maravilloso que nunca, incluyendo un nuevo amorío en el horizonte, dado que su mujer ya no está con él a si que se puede aumentar el reparto y las nuevas emociones para el público. 
    Por fin, Truman se llena de valor y escapa, como bien puede, aunque poco después se descubre, con lo cual comienza una búsqueda frenética para encontrarlo, en la que participan todos los extras, ya que no se le ve por ninguna parte.      Es en estas escenas en uno de los sitios donde más se ve hasta que punto ese show tiene una influencia mundial, pues se habla de periodistas histéricos que afirman que ha muerto, la audiencia crece con el cartel de “fallo técnico”, es decir que su repercusión es enorme. 
    Descubrirán a Truman en el mar, (no sin antes haber alterado los fenómenos atmosféricos) demostrando así que ha superado sus miedos y que está dispuesto a conocer la verdad, por muy dura que sea. Eso lleva a una histeria general, porque los actores no saben conducir un barco, así que siguiendo eso de que situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas, se provocará un temporal, intentando que tenga que dar la vuelta, pero como ya dije, a Truman ya no le importa arriesgar su vida incluso cuando hay la posibilidad de morir ahogado, cosa que en la dirección del reality show se ve con la mayor frialdad, especialmente Christof, cosa que se muestra cuando una persona comenta asustada “no podemos matarlo en directo ante el público” y el responderá tranquilamente y como si eso lo justificara todo “nació en directo ante el público”. Sin duda ese es el gran momento donde se ve hasta que punto está dispuesto a llegar con tal de mantener su programa y donde se ve como él ve realmente a Truman, pues para él no es una vida humana, es su espectáculo. 
    Finalmente choca contra la barrera que le había tenido apresado durante toda su vida y ahora ya no hay duda de que todo había sido mentira. 
    Es en ese momento cuando Christof decide hablar con él, y yo veo una referencia a Dios (al fin y al cabo, Christof era una especie de “dios” en ese mundo, pues decidía desde el clima a los menores detalles que tenía que hacer cada uno de los extras ese día), quizás por la imagen tradicional que se tiene a través de las distintas artes, en un rayo de luz que atraviesa las nubes y una voz grave y penetrante que proviene de allí. 
    Como es característico en Christof, utiliza diferentes palabras llenas de amor y comprensión alternándolas con diferentes recuerdos del pasado de Truman y con reflexiones filosóficas sobre que en el mundo también hay mentiras y engaños, pero con la tentadora diferencia de que en su programa no tiene nada que temer. 
    Truman está definitivamente confuso, ahora todo está más que claro y debe tomar una decisión. Pero finalmente Christof dice la frase clave que hace que vea que debe abandonar la falsedad de su mundo: “¡Di algo estas en la televisión ante todo el mundo!”, lo que nos enseña a nosotros y a Truman lo que realmente le importa. Inteligentemente, Truman dice la frase que sabe que los espectadores y sus falsos vecinos oían todos los días: “Por si no nos vemos luego: buenos días, buenas tardes y buenas noches”, hace una reverencia de artista para finalizar la “actuación” de toda su vida, y sin más se marcha, finalizando así con un programa que ha durado años, y al que Christof ha dedicado una gran parte de su vida, por lo que ve como todo su mundo (el mundo de Truman) se hunde. 
    Para finalizar, su verdadero amor va a su encuentro, y se dice que hay una escena, que al final no aparece en la película, en la que Truman viaja en avión a Fidji. 
    Otros detalles interesantes del final, son como por ejemplo, que está lleno de sarcasmo el hecho de que los espectadores apoyen a Truman en su huída, cosa que hace ver que ellos mismos veían a Truman como su espectáculo, no como algo real que estaba viviendo allí encerrado y ese final les parece maravilloso para una “serie” que ha durado tantos años, aunque suponga la desaparición definitiva del programa que siguieron con tanto interés, de hecho una gran prueba de esta frivolidad son las frases finales de la película entre dos policías cuando ven que el programa se ha acabado definitivamente: “Que ponen ahora” “miraré en el teleguía”, lo que nos dice claramente que lo que vieron ellos en aquel programa, fue de todo excepto que una persona descubriera y alcanzara la libertad después de pasar toda su vida enclaustrado, y lo peor, engañado.  
    Se puede decir que ha habido un final feliz, sobre todo por el hecho de que Truman ha sido capaz de vencer las barreras visibles e invisibles que restringían su libertad de elección y porque ha decidido enfrentarse a un mundo real en vez de quedarse en una mentira segura, pero una mentira.
Esta entrada fue publicada en Películas. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a GC: El show de Truman

  1. ADRIA dijo:

    ola!
    cuando vi esta peli me quede un poco impactado ya que si el protegonista pasó larga vida formando parte de una realidad escrita y dirigida por los demás y no se dió cuenta hasta bastante tarde… me pregunté: ¿te imaginas que mi vida sea un reality show? jejej q paranoia…enseguida supe que no pero…podría pasar…
    bueno tonterías que se me psaron por un insante ya hace muxo muxo tiempo, además siempre he sido un f\’reky\’ seguidor de los reality jeje
    saludos!

  2. A dijo:

          En realidad en cuanto al Show de Truman, yo creo que como en todo reality, la improvisación jugaba un papel importante entre los actores, porque hay cosas que no se pueden predecir totalmente; aunque claramente, los acontecimientos mas importantes estuvieron orquestados por Cristof. Por otra parte, lo que aún me extraña más de lo que comentas, es que se llegara a dar cuenta, dado que cuando no conoces otro mundo que el que se presenta delante de los ojos, como deducir que es falso?, aunque sea sólo por comodidad la mente asume que es verdadero.
         Por otra parte no te puedes culpar de tu paranoia, ya que si leíste el texto con atención, observarás que Jim Carrey pasó por algo parecido; y puedo asegurarte que no eres el único, sin ir mas lejos, una conocida asegura que todo nuestro mundo es un experimento de los extraterrestres (que gente más rara conozco, no?, juejue) que aunque no tiene que ver directamente con la película, tiene cierto parecido.

  3. Pingback: Blancanieves y los siete enanitos | Universo de A

  4. Pingback: Temporada televisiva de otoño-invierno de 2014-2015 | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s