Apolo y Dafne

Obra escultórica de Gianlorenzo Bernini
 
 
     Esta es la primera de mis adquisiciones para mi museo particular, que es por cierto una de mis esculturas preferidas, de la época barroca, y por tanto con características que a mi me encantan: expresión, teatralidad de la escena, movimiento, uso de la mitología… etc. Es así una obra llena de pasión, que sabe captar el momento más importante de la historia y a la vez más dificil de representar, la transformación de Dafne
     La escultura se llama Apolo y Dafne pues hace alusión a una leyenda de la mitología griega que es la siguiente:
     Apolo (dios de la música y de las artes) se encapricha (muy propio de todos los dioses griegos) de la ninfa Dafne y de su belleza, y por tanto decide hacerla suya (vamos, que quiere acostarse con ella) pero Dafne es una de las ninfas que acompañan a la diosa virgen Artemisa (diosa de la caza y de los partos -irónica atribución para una mujer que en teoría jamás ha copulado tan siquiera-) y por tanto cumple las mismas condiciones que la diosa, por lo que no está por la labor de entregarse a Apolo, al que además no ama.
     Pero la persistencia del dios, (claro, está acostumbrado a conseguir lo que quiere) es enorme, hasta el punto que decide forzarla, así que ella decide huir mientras él corre tras ella. Pero la ninfa empieza a ver como las distancias se acortan y está a punto de ser atrapada, así que pide a los dioses (este punto no está muy claro, si se lo pide a Artemisa o a Zeus) que impidan tal cosa, y así lo hacen, cuando Apolo está a punto de atraparla, de repente sus pies se transforman en raices, su cuerpo en tronco y sus bellos brazos se convierten en ramas recubiertas por hojas, finalmente se metamorfosea pues en un arbol laurel. Apolo admirado aunque triste por la perdida, decide que a partir de ese momento ese arbol quedará bajo su protección y quedará consagrado a su culto.
     La obra como digo es del magnifico Bernini quien con esta obra concluye los grupos Borghese, siendo iniciada en 1623, cuando Bernini ya no trabajaba en exclusiva para este cardenal y ya había accedido al solio el papa Urbano VIII Barberini, y finalizada en 1625.
     La obra se inspira en Las metamorfosis de Ovidio.
     En la actualidad se expone (a parte de en Universo de A, juejuejue) en la galería de los Uffici de Florencia (Italia)
Esta entrada fue publicada en Arte. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Apolo y Dafne

  1. ADRIA dijo:

    olas!!!
    Esta obra es una de las más wapas!! al igual que la de Eros y Psique, con una blancura radiante, las estudie en Historia del ArTE y es lo que tiene… ejej pos nada , saludarte y seguir invitandote a no dejar de pasarte por http://teleinterferencias.spaces.live.com/ donde se han incluido categorias de chistes, cine, música…además de la de televisión.
    Muxos saludos!!

  2. A dijo:

          Sí, a mi también me encanta, además como es de marmol no sólo el blanco es precioso, sino también el tacto (bueno, no la toque, entendamonos, pero lo supongo) de hecho, el tacto del marmol me encanta porque a pesar de su frialdad, es extremadamente suave, he pasado últimamente por tu página ya ya he visto tus nuevas secciones, pero volveré a pasar y de paso a dejarte algún comentario; me alegro que te guste mi última adquisición en mi museo personal!, (de todos modos fijate que ya he incluído el comentario de una serie en mi categoría de Televisión)

  3. Pingback: La temporada de exposiciones 2014-2015 de otoño-invierno en Madrid | Universo de A

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s